All for Joomla All for Webmasters
Spanish English

Como se investiga la presencia de una enfermedad coronaria.

cardiovascular), de los cuales los mas importantes son la hipertensión arterial, el habito de fumar (tabaquismo), la elevación del azúcar en la sangre (diabetes), la elevación del colesterol en la sangre (dislipidemia) y la presencia de antecedentes familiares de enfermedad coronaria. Esta enfermedad se produce por la obstrucción o disminución del calibre de la luz de los vasos sanguíneos encargados de suministrar el oxigeno trasportado por la sangre, al músculo cardiaco. Esta disminución del calibre de las arterias coronarias, se presenta por el deposito de grasa o colesterol en acúmulos en la superficie interna de ellas, los cuales al aumentar de tamaño, disminuyen progresivamente el diámetro interno del vaso sanguíneo, comprometiendo por ende el aporte de oxigeno al músculo cardiaco, el cual es indispensable para que el corazón pueda realizar la función de bombeo de sangre a todo el cuerpo mediante sus movimientos de contracción y relajación. Sin dicho aporte de oxigeno, el músculo cardiaco afectado presenta disminución o perdida de su función contráctil. La enfermedad coronaria puede estar presente incluso en personas totalmente asintomáticas, independientemente de la gravedad de la obstrucción de los vasos coronarios (en estos casos se puede sospechar por la presencia de factores de riesgo coronario); pero en general, se manifiesta como dolor en el pecho que puede presentarse tanto en reposo como relacionado con el ejercicio, dificultad para respirar o falta de aire cuando se realiza actividad física, dificultad para respirar en reposo, o puede hacer su presentación inicial como un infarto agudo de miocardio (muerte de las células del músculo cardiaco) como consecuencia de obstrucción completa de una arteria coronaria, que puede conducir a la muerte de la persona afectada, o aquellas que no fallecen, pueden desarrollar una incapacidad permanente posterior al evento, relacionada con la disminución o perdida de la capacidad de bombeo cardiaco que se manifiesta como disminución de la capacidad para realizar actividad física, con fatiga muscular fácil o dificultad para respirar durante el ejercicio, o en casos mas graves, incluso durante el reposo. Debido a las graves consecuencias relacionadas con la enfermedad coronaria, es importante realizar un diagnostico temprano, para prevenir el desarrollo de las complicaciones descritas, para de esta forma mantener o mejorar la calidad y expectativa de vida de las personas que la padecen, mediante un tratamiento adecuado y oportuno. Para diagnosticar la enfermedad tenemos a nuestra disposición métodos invasivos (que estudian órganos internos utilizando procedimientos que atraviesan barreras corporales) y no invasivos (no atraviesan ninguna barrera corporal) que permiten su detección con diferentes grados de confiabilidad y seguridad. El método diagnostico invasivo utilizado para confirmar el diagnostico de enfermedad coronaria y orientar su manejo (ya sea medico: mediante la utilización de fármacos, o quirúrgico: mediante la realización de puentes aorto-coronarios, o percutáneo: mediante dilatación con catéteres de las zonas coronarias estrechas), es la arteriografía coronaria que se realiza introduciendo un catéter por una arteria periférica de una extremidad (usualmente e nivel de la ingle), el cual es llevado hasta el sitio de la aorta donde se originan las arterias coronarias, para inyectar dentro de ellas una sustancia denominada medio de contraste, para poder visualizar del interior de los vasos sanguíneos utilizando Rayos X, permitiendo evaluar el tamaño de su luz, así como la presencia de sitios de obstrucción y su severidad. Este procedimiento no es utilizado en forma rutinaria para diagnosticar enfermedad coronaria, por ser invasivo, lo cual genera algún riesgo potencial (aunque escaso), y especialmente debido a su alto costo y falta de disponibilidad en gran parte de las instituciones de salud. Por tal motivo, su utilización se limita a pacientes con alta sospecha clínica de la enfermedad (síntomas muy evidentes), o en aquellas personas en las que otros métodos diagnósticos no invasivos, que se mencionaran a continuación, indican la existencia de Enfermedad Coronaria, para en este caso orientar el manejo (medico, quirúrgico o percutáneo con angioplastia coronaria). Por lo anteriormente explicado, a menos que los síntomas de la persona sean muy evidentes, el procedimiento a seguir cuando se sospeche enfermedad coronaria, se inicia generalmente con estudios diagnósticos no invasivos, como la Prueba de Esfuerzo (registro de la actividad eléctrica del corazón mediante electrocardiogramas tomados en reposo y durante el ejercicio), la Prueba de Esfuerzo con Medicina Nuclear (combina la prueba de esfuerzo convencional, con imágenes del corazón obtenidas con una cámara especial que capta la distribución en el músculo cardiaco de una sustancia radioactiva que se inyecta por un vaso sanguíneo periférico, durante la prueba de esfuerzo, depositándose dicha sustancia en el músculo cardiaco a través de las arterias coronarias que no tienen obstrucción), y la Ecocardiografía de Estrés (que permite visualizar mediante ultrasonido la contractilidad del músculo cardiaco como forma indirecta de detectar la porción de músculo que no tiene adecuado aporte de oxigeno por obstrucción de la arteria coronaria que lo irriga). Esta ultima técnica es altamente útil y segura para diagnosticar la enfermedad coronaria, y consiste en utilizar la ecografía convencional para obtener imágenes de la contractilidad del corazón en reposo, las cuales se comparan con las obtenidas durante la provocación de estrés cardiaco (consiste en aumentar el trabajo del corazón aumentando su frecuencia o fuerza de contracción, para incrementar el consumo de oxigeno del músculo cardiaco), mediante diferentes técnicas como ejercicio, fármacos (dobutamina) o estimulación cardiaca con marcapaso. Finalmente se debe mencionar que la elección de el método mas apropiado para diagnosticar la enfermedad coronaria, debe estar a cargo del medico tratante, quien decide cual es el mejor procedimiento en un cada particular, considerando aspectos fundamentales como: síntomas, edad, presencia de otras enfermedades, capacidad para caminar, disponibilidad y experiencia en la realización de los diferentes estudios diagnósticos en el centro medico donde se atiende al paciente. Santiago Salazar Marín, MD. Director Médico

 

Instituto Cardiovascular de Risaralda

Brindamos un servicio de excelente calidad, basado en la evaluación médica especializada y estudios diagnósticos complementarios de alta tecnología para detectar de manera precisa la presencia de enfermedades definidas que al ser identificadas puedan ser tratadas en forma oportuna.